Translate

martes, 8 de diciembre de 2015

¿QUÉ ES UN ‘SER-ESPEJO’?


            La palabra “espejo” en el terreno espiritual ha sido empleada para designar a los seres que son capaces de “reflejar” las energías superiores. Llamamos ‘energías superiores’ a las corrientes vitales o energías que tienen su origen más allá del plano mental. Esas energías tienen su origen en regiones “supramentales”. Podemos citar entre aquellas a la región búdica o intuitiva (o esfera del alma divina); la región átmica o espiritual; la región monádica, y la región de Adi o Divinidad Solar dentro de este sistema solar (región del Logos Solar). Todas estas regiones forman parte de la constitución de energías sutiles en el ser humano, aunque pocos son por ahora los hombres que han sintonizado con las más elevadas de las regiones supramentales citadas.
            Pero esas regiones supramentales pertenecen todavía a lo que se denomina “región física cósmica”, o Plano Físico Cósmico, a excepción de la región del Logos Solar de nuestro sistema, que pertenece al Plano Astral Cósmico.
            Existen energías que llegan a la Tierra desde más allá de los planos Físico y Astral Cósmicos, es decir que son corrientes vitales ‘inmateriales’ mucho más elevadas que el alma y el espíritu (Atman) humanos. Tales corrientes vitales provienen del Plano Mental Cósmico, y de los planos Búdico y Átmico Cósmicos. La estrella SIRIO, por ejemplo, está en línea de servicio con nuestro sistema solar, y desde allí llegan energías del Mental Cósmico.
            Recuerde el lector que estamos hablando de PLANOS CÓSMICOS, no de los planos como se los entiende corrientemente en los estudios metafísicos iniciales. Es los estudios iniciales se suele enseñar que los planos son 7: físico, astral, mental, intuitivo (o búdico), espiritual (átmico), monádico y supramonádico o Divino (o Logoico). Pero estos 7 planos pertenecen a la evolución del sistema solar, y todos (menos el último nombrado) pertenecen al gran PLANO FÍSICO CÓSMICO. De manera que al hablar de los planos Mental Cósmico, Intuitivo y Espiritual Cósmicos, etc., nos estamos refiriendo a esferas de energía que están mucho más allá de la vida tal como la conocemos en nuestro sistema solar. Todo lo que está dentro del gran Plano Físico Cósmico (incluidos, por supuesto el alma y espíritu humano) se considera “material”; y lo que está más allá del Plano Físico Cósmico se considera “inmaterial”. Es decir que el Espíritu humano aún es una esencia “material”, hablando cósmicamente.
            Estos conceptos deben ser medianamente comprendidos para entender lo que es un SER-ESPEJO, porque la función del ‘alma-espejo’ es ser diapasón reflector de energías supramentales, tanto ‘materiales’ (subregiones superiores del Plano Físico Cósmico) como ‘inmateriales’ (que provienen desde más allá del Físico Cósmico).
            Pero no todos los Seres-Espejo pueden ser capaces de refractar todas las energías supramentales, tanto las materiales como las inmateriales, y esto también puede ser estudiado, entendido y asimilado por los estudiantes. Veamos algunas ideas al respecto.

Cada ser puede ‘emanar’ lo que ha despertado y desarrollado en sí mismo.

Nadie puede dar lo que no tiene, o bien, lo que no ha adquirido en conciencia, y de acuerdo a este principio cada alma-espíritu podrá exhalar, expresar o dimanar lo que posee según su raíz y naturaleza más profunda. Para entender mejor esto, en primer lugar hay que recordar que, dentro de la gran riqueza diversa del mundo espiritual y álmico, existen dos naturalezas espirituales básicas en la humanidad:

1.      Los seres descendentes (1). Son ‘Rayos monádicos experimentados’ (con distintos niveles de experiencia y luz, según los orígenes) que han descendido desde regiones inmateriales hasta el Plano Físico Cósmico para aportar con sus esencias divinas al servicio evolutivo de los mundos materiales. A estos se los ha llamado también “semillas estelares”; son ‘Ajustadores del Pensamiento’(2) (término de ‘El Libro de Urantia’) con cierto despertar y madurez. Los más experimentados son Cristos Adultos y Cristos Ancianos, y se los ha llamado “Avatares” (encarnaciones divinas).
2.      Las almas-mónadas ascendentes. Son esos ‘Espíritus Virginales’ (como les llaman los rosacruces) o Ajustadores del Pensamiento vírgenes, inexpertos. Estas ‘Mónadas humanas’ pertenecen a una siembra nueva dentro de este sistema solar. Son “Chispas Divinas” nacidas del Gran Logos que debieron tomar alma humana en materia mental y luego física para abordar las experiencias necesarias para evolucionar como “conciencias despiertas”. Es decir que estos Espíritus Virginales ascendentes deberán, con la evolución, adquirir las potencialidades de las Virtudes, (mucha de las cuales ya vienen encendidas con los seres descendentes, del 1° grupo).

Ambos grupos se confunden en la humanidad en el ropaje antropomórfico, y solo los que van despertando pueden ir reconociendo su origen, linaje y función. Los del 1° grupo, los ‘descendentes’, deben “recordar” para encenderse como “Espejos” y cumplir así con su Dharma Cósmico en la Tierra; y los del 2° grupo, las almas ascendentes, deben transitar un arduo sendero de discipulado, atravesando las Iniciaciones del alma, para llegar a transformarse, primero en “canales”, y luego en “espejos” de Luz. (Más adelante se explicará la diferencia entre un “ser-canal” y un “ser-espejo”).

Hay que aclarar que todo es evolución y aprendizaje, en diferentes niveles y aspectos, tanto para los ‘Cristos descendentes’ como para las ‘Almas ascendentes’. Ambos grupos de seres, tanto las Conciencias descendentes como las ascendentes, pueden transformarse en ‘seres-espejo’, es decir, en reflectores de energías supramentales. Pero los ‘descendentes’, al contactar con su esencia en el Plano ‘Suprafísico Cósmico’ correspondiente a su naturaleza, podrán reflejar esencias inmateriales que provengan de su propio Hogar en el Cosmos, mientras que los Espíritus Virginales ascendentes, al transformarse en Espejos, pueden reflejar las energías monádicas y logoicas que han podido contactar y asimilar dentro de este planeta y sistema solar. Sin embargo, los ‘ascendentes’ más preparados pueden también, con el tiempo, ser reflectores secundarios de las energías refractadas por los seres descendentes; es decir que reflejarán las energías de regiones cósmicas superiores que están llegando a la Tierra que son primeramente recibidas, ancladas y emanadas por los Seres descendentes, para ser luego, recibidas y reflejadas también por los ascendentes.
            Existen entonces, como hemos visto, energías supramentales en la Tierra y el sistema solar, que están al alcance de ser contactadas e integradas por las almas humanas ascendentes adelantadas, y existen energías supramentales cósmicas que provienen desde más allá del sistema solar y que son traídas en la Esencia Espiritual de los seres descendentes para integrarlas poco a poco al sistema solar y a la Tierra.
El Planeta Tierra está ascendiendo en vibración gracias al aporte cósmico de Rayos Solares descendentes. Los ajustes se producen paso a paso, pero todo va en ascenso hacia la Fuente Prístina Universal. Cada vez son más los seres humanos que se enrolan en la tarea de ser receptores y retransmisores de “Las Luces del Cielo Central”. Primero se preparan y funcionan como ‘canales’, y luego, (pero no todos), llegan a transformarse en “espejos”.

Cabe aquí aclarar la diferencia entre lo que es ser “canal” y lo que es ser “espejo” de energías sutiles.
El concepto de “canal” es más conocido y popular que el de “espejo” y esto no es casualidad…, sino que hasta ahora son más en cantidad los seres humanos que han experimentado lo que es ser ‘canal’ o ‘canalizador’, y son menos en número los que se han convertido en “espejos”. Ambas palabras hacen referencia a la transmisión de energías superiores a través de los centros de energías que forman parte de los vehículos del hombre; pero mientras un canal es un instrumento humano libre de obstáculos para transmitir la energía superior en forma de mensaje, curación, irradiación magnética, etc., siendo estas acciones ‘esporádicas’; un “espejo” es más que un canal, porque vibra a tono con las energías superiores “en forma permanente”.
Un ser espejo es un trabajador de la Luz de tiempo completo, es decir, que en todo momento y lugar está vibrando COMO UN DIAPASÓN DE LUZ, o bien, como una ‘campana vibracional’ que siempre está sonando, emitiendo “Su Nota”.
Un ‘canal’ es un ser humano al cual el alma y la mónada pueden emplear como instrumento en diferentes ocasiones, y con ello realizar un útil servicio a la Raza humana; mientras que un ‘ser-espejo’ es la expresión vibracional permanente de núcleos internos (álmico, monádico, supramonádico y hasta cósmico). Canal y Espejo son dos niveles de servicio interno a la vida, pero el 2° exige un mayor nivel de compromiso y preparación interna que el 1°.
Un ‘ser-canal’ es como el cauce de un arroyo que tiene una compuerta que se abre y se cierra según la necesidad; y un ‘ser-espejo’ sería como un manantial permanente en su fluir, y ya más avanzado, es como el Océano.

Además de lo explicado hasta acá,  habría que distinguir entre dos categorías de servicio diferentes:

1- Los canales de anclaje o "espejos de anclaje".
2- Los espejos dimanantes.

Los primeros, son ancladores de energías cósmicas y solares hacia el interior de la Tierra. Estos seres son "Antenas" de energías solares y cósmicas y anclan esas energías en el núcleo más interno y profundo del Planeta, en su Corazón o centro solar interno; para que, al ser asimiladas por la Tierra, esas energías afloren más tarde a la superficie planetaria y envuelvan la atmósfera y a todos los seres, formándose una circulación de energías que eleva a la Tierra y a todas las entidades. Cuando las energías ancladas van asúi aflorando a la superficie, son refractadas por los "ESPEJOS DIMANANTES". Estos últimos refractan en forma "horizontal" (para decirlo de alguna  manera gráfica...) las energías fortaleciendo la Red de Luz Planetaria, mientras que los "CANALES DE ANCLAJE" o "ESPEJOS DE ANCLAJE" canalizan las energías  en forma "vertical" favoreciendo una vinculación y circulación de rayos cósmicos entre la Tierra y Espejos mayores del Cosmos.
Si bien se pueden distinguir estas 2 categorías, hay seres que cumplen ambas funciones.


Un ser-espejo es quien ya tiene su CUERPO DE LUZ(2) construido con materia búdica (solar) y átmica (espiritual). El Cuerpo de Luz es una esfera de energía que se construye con energías supramentales y es el nuevo vehículo o Merkabah que al integrarse a los vehículos inferiores de la personalidad humana integrada transforma al ser en “ESPEJO”. Los seres descendentes ya vienen con su Cuerpo de Luz construido desde el Cosmos Sideral, mientras que los Espíritus Virginales ascendentes deben construir su Cuerpo de Luz con experiencias de comprensión que primeramente se van alojando en el Cuerpo Causal y finalmente tejen el Cuerpo Solar o de Luz.

Hasta ahora se habló de lo que es un ‘ser-espejo’ en referencia al hombre, pero existen ESPEJOS MAYORES DEL COSMOS, que son Conciencias Logoicas extrasistémicas, y es desde allí desde donde provienen los ‘seres descendentes’ a los cuales se mencionó antes. También existen los ESPEJOS MAYORES DEL PLANETA. Estos centros intraterrestres suprafísicos son: MIZ TLI TLÁN que significa “Hombres Sabios”, es una civilización suprafísica situada en el corazón de la selva amazónica, Perú, sede del Señor del Mundo; E.R.K.S. (Encuentro de Remanentes Kósmicos Siderales) centro iniciático planetario ubicado en el interior de las sierras de Córdoba, Argentina; y AURORA, centro interno de ‘cura planetaria’ situado en Uruguay.
Todos las almas-espejo y los espejos del planeta están bajo el gobierno e irradiación de la Gobernanta mayor de los Espejos: LA MADRE CELESTE, que ha recibido diferentes nombres según las distintas culturas y pueblos. Es la Energía Femenina Planetaria corporizada en una Jerarquía de ‘seres-espejo’.
Los 3 centros planetarios mayores citados antes están, en este ciclo, en Sud América, y representan a la Triple Llama Divina Planetaria. Los 3 centros mayores del Planeta tienen su representación y expresión dentro del hombre, especialmente en aquellos hombres en los cuales se está operando la transformación alquímica y genética(3) que dará por resultado final la expresión y nacimiento de la Nueva Raza. Los hombres que están siendo transformados de tal manera están cambiando el conocido sistema energético de 7 “chakras”, por un nuevo sistema energético(4) que facilita la tarea de “ESPEJO”.
Es en el centro E.R.K.S. y ‘desde’ este centro, desde donde se operan los cambios genéticos que comienzan con cambios estructurales en los vehículos etérico y mental del ser humano y favorecen la función dhármica del ‘hombre-espejo’.

En la actualidad se está preparando a un grupo de miles de almas humanas para pasar de ser ‘canales’ a ser ‘espejos’, y esto no solo obedece a necesidades álmicas sino además a necesidades planetarias.



---------------------------------------------

1- Los seres descendentes: Visita el siguiente enlace http://recuerdos-siderales.blogspot.com.ar , con transmisiones dirigidas a los humanos en cuyas almas vibra y anima un espíritu solar descendente.

2-      Ajustadores del Pensamiento: Para ver estudios comparados en este tema sobre el Libro de Urantia y Teosofía esta Escuela te invita a visitar el siguiente enlace: http://urantia-y-teosofia.blogspot.com/2013/07/el-espiritu-en-el-hombre.html 

3-      Cuerpo de Luz: Para más información ofrecida por esta Escuela acerca de este tema diríjase al siguiente enlace: 
                             http://gnosissolar.blogspot.com/2013/06/cristificacion_405.html 

4-      Transformación alquímica y genética: Para más información ofrecida por esta Escuela (http://escuela-de-las-almas.blogspot.com.ar) sobre esta temática visite el siguiente enlace: http://ajustes-evolutivos.blogspot.com.ar  

5-      Un nuevo sistema energético: Se está activando en el Hombre Nuevo un sistema de energía que poco a poco reemplazará al de los 7 chakras, que fue el sistema energético correspondiente al nivel de experiencias álmicas de la Cuarta Raza (Atlante) y que ha durado durante la experiencia de la actual Raza Aria. Durante el actual surgimiento de las 6° y 7° subrazas de la Raza Aria se van ensayando, en cierto grupo de almas convocadas, los cambios genético-energéticos que son el preámbulo del nacimiento de la futura 6° Raza de Hombres.
El nuevo sistema de energía activa 3 vórtices de energía en el lado derecho del cuerpo humano y dos fuera del cuerpo, en el aura sobre la cabeza (aunque existen más centros suprafísicos que en el futuro se irán revelando y despertando). Los 3 centros en el cuerpo son: el Centro Cerebral Derecho, el Centro Cardíaco Derecho, y el Plexo Cósmico (a la altura del hígado). Estos 3 vórtices de energía, cuando se van activando, a través del implante del nuevo cuerpo etérico, van asimilando la energía de los chakras y despertando nuevas capacidades sensitivas en el ser humano. Así, el plexo cósmico (que es la energía de Miz Tli Tlan en el hombre nuevo) sintetiza las enerías del 1°, el 2° y el 3° chakra; el Centro Cardíaco Derecho (que conecta al centro planetario E.R.K.S.) sintetiza y procesa parte del chakra 3, el chakra 4 y parte del chakra 5; y el Centro Cerebral Derecho (correspondiente a AURORA en el hombre) sintetiza las energías del 6° y 7° chakras y parte del chakra 5. Estos 3 vórtices no solo procesan y sintetizan a los 7 chakras, sino que reciben y procesan las energías supramentales de los 2 centros supraluminares que están fuera del cuerpo físico, que conectan a energías solares y cósmicas. Todo ser humano que vive estos cambios se vuelve más sensitivo y receptivo a las energías superiores, lo cual facilita la tarea de “Espejo”. Además es reemplazado el Despertar espiritual y de los siddhis (poderes) que producía la elevación de la energía Kundalini a través de los 7 chakras, por el Despertar “desde arriba hacia abajo” producido por la activación de los centros supraluminares.
Este tipo de información aún es resistido por las corrientes espirituales y religiosas dogmáticas, pero se trasforma en una atracción intuitiva para quienes deben vivir esos cambios y trasformaciones en sí mismos, lo cual, cuando ocurre, se siente y experimenta como tangible y real.   Quien escribe, da fe de esto.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario